Programa de trabajo y líneas de investigación

El tema central de estudio para el investigador principal ha sido desde el comienzo de su carrera académica la competitividad y sus factores determinantes. Sin embargo, la propia transversalidad y horizontalidad del tópico ha inducido a considerar un amplio abanico de variables potencialmente determinantes de ventajas competitivas y de rentas económicas, que se han ido sucesivamente desbrozando: la tecnología, la calidad, la cooperación y las redes, la información, el conocimiento y el aprendizaje organizativo.

La aportación sustancial que este grupo ha realizado dentro de estos temas es el desarrollo de nuevos modelos teóricos para explicar la competitividad de las empresas, naciones, regiones y distritos (industriales y turísticos) basándose en la complementariedad de fuentes internas y externas, pero sobre en las capacidades de aprendizaje y de innovación, las prácticas y formas de organización y de gestión del conocimiento, y las estructuras de gestión y gobierno corporativo. Estas contribuciones descansan en avances en métodos de detección y medida de factores microeconómicos ocultos como los activos intangibles, las capacidades de aprendizaje e innovación, las capacidades directivas y organizativas, y las prácticas e innovaciones organizativas, así como en técnicas de análisis estructural y de prospectiva económica, sectorial y regional.

El Programa de Investigación de GRECO gira actualmente alrededor de cinco líneas de investigación, todas ellas posicionadas en el campo de la Dirección Estratégica. La investigación en estas cinco líneas está fuertemente relacionada, de modo que una parte importante de los proyectos desarrollados y los trabajos publicados exploran las relaciones entre los fenómenos analizados en varias de ellas.

  1. Estrategia, capacidades dinámicas, activos intangibles y competitividad internacional
  2. La firma como una organización de conocimiento, aprendizaje e innovación: Prácticas e innovaciones organizativas:
  3. Dinámica industrial, dinámica interempresarial y formas organizativas
  4. Equipos y estructuras de dirección y gobierno corporativo. El caso de la empresa familiar
  5. Competencia, competitividad y calidad de empresas y destinos turísticos (línea transversal a las cuatro anteriores)

Desde 2003 y a través de proyectos financiados dentro del Programa de Socio-Economía del Plan Nacional de I+D+i, el grupo ha enfocado sus objetivos en el estudio de la generación de ventajas competitivas basadas en el conocimiento y activos intangibles, y el efecto que en esta relación juegan diversas prácticas organizativas (como la cooperación y la participación en redes) y sistemas directivos (como la gestión de la calidad y la dirección del conocimiento). El hilo lógico de esta línea de investigación es la aplicación como perspectiva teórica del Enfoque Basado en Recursos y Capacidades, especialmente en la corriente más dinámica basada en el enfoque del conocimiento y el aprendizaje organizativo.

El grupo ha estudiado, en el proyecto extendido durante 2003-2006, la naturaleza y el proceso de generación y recreación de las competencias dinámicas que una organización posee y le sirven de base al logro de ventajas competitivas sostenibles, ponderando la utilidad de tres de los modelos directivos más usuales en la práctica directiva moderna: la dirección de la calidad, la dirección del conocimiento y los acuerdos de cooperación. El proyecto ha permitido alcanzar resultados relevantes en el estado de la cuestión, tanto a nivel de los problemas teóricos planteados como en la aportación de evidencias empíricas consistentes. Por un lado, se ha profundizado en el conocimiento de las características del modelo competitivo en desequilibrio y el papel que juegan en el mismo las competencias dinámicas de innovación de distintas clases, estudiando con especial interés las competencias basadas en activos intangibles, es decir, ligadas al conocimiento y al aprendizaje organizativos. Además, se ha comprobado que las tres clases de prácticas estudiadas producen resultados distintos en la cartera de capacidades dinámicas y el desempeño innovador: mientras que los sistemas de gestión del conocimiento y las alianzas estratégicas tienen potencial para desarrollar innovaciones tanto incrementales como radicales, los sistemas de gestión de la calidad tienen su principal valor en la mejora continua y en el aprendizaje adaptativo. Se ha avanzado en el conocimiento de los mecanismos a través de los cuales los sistemas de gestión del conocimiento (del tipo sistemas de inteligencia competitiva, prospectiva tecnológica o gestión por competencias) actúan para incentivar la capacidad de innovación. También hemos obtenido evidencias de alcance en el conocimiento de las capacidades de las alianzas estratégicas y otros modelos de cooperación y en red inter-organizativos (por ejemplo, para la internacionalización y la adaptación medioambiental para la creación y absorción de conocimiento (tanto de carácter explícito o formalizado como de naturaleza tácita y difícilmente codificable) y para el estímulo de la habilidad de aprender de los socios, identificando los factores que condicionan el éxito de la alianza a estos efectos, y los resultados económicos que pueden derivarse de distintos diseños de red.

En el proyecto realizado entre 2009 y 2012 se dió un paso más consistente en estudiar, no ya los efectos de dichas prácticas individualmente consideradas, sino su complementariedad cuando configuran modelos organizativos con efectos sinérgicos.

El proyecto aprobado para 2013-2016 pretende avanzar en la identificación de las principales capacidades dinámicas a partir de la revisión de la literatura, especialmente de la existente sobre los procesos de gestión del conocimiento, a fin de establecer las fronteras conceptuales entre las capacidades de adquisición, creación y absorción de conocimiento, la capacidad de innovación y la capacidad de aprendizaje. Una comprensión más profunda de la estructura del cajón de sastre en que se han convertido las “capacidades dinámicas” debe ayudar a entender mejor los procesos que facilitan su creación y renovación.

En concreto, esta investigación analiza el modo en que la implantación de prácticas organizativas influye sobre la construcción de capacidades dinámicas. Específicamente, el estudio diferencia cinco tipos distintos de prácticas según se centren en los procesos, las personas, los grupos / equipos, los productos y los conocimientos. El análisis contempla el modo en que estas diferentes prácticas condicionan las capacidades dinámicas en dos contextos particulares: (1) cuando las prácticas se introducen individualmente, y (2) cuando las prácticas se implantan de manera coordinada con el formato de formas organizativas, a fin de aprovechar el potencial de creación de valor consustancial a la complementariedad. La hipótesis de partida es que, salvo cuando las capacidades reposan en un agente o en un grupo reducido de individuos, el desarrollo de capacidades basadas en el conocimiento requiere la coordinación compleja y la integración de prácticas de distintos tipos.

Al mismo tiempo que se explora el papel de las prácticas directivas como antecedentes de las capacidades dinámicas, esta investigación incide en las relaciones entre las capacidades dinámicas y el desempeño empresarial. El progreso en la demostración del efecto directo que las capacidades de creación, adquisición, absorción y aplicación de conocimiento tienen sobre los resultados ha obviado la posible existencia de otras variables mediadoras. En el proyecto se pretende profundizar en el papel que juegan las innovaciones en las prácticas directivas a través de las cuáles la dirección pretende reforzar su stock de capacidades dinámicas.

De esta forma se introduce un proceso circular en el proceso de investigación, donde las prácticas directivas ejercen dos roles en distintas fases del proceso de creación de valor: (1) las organizaciones desarrollan capacidades dinámicas con la introducción de prácticas, y (2) además, gracias a las capacidades que han acumulado, pueden desplegar innovaciones en las prácticas organizativas que ayuden a reforzar su competencia para innovar y aporten resultados sobresalientes al producir ventajas competitivas sostenibles. La demostración de esta premisa preliminar requiere desarrollar un trabajo empírico que incluye datos de panel.

El proyecto de investigación iniciado en 2017 con el apoyo del Plan nacional de I+D se centra en la competitividad de la empresa familiar.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies